Ritual Tántrico Maithuna: el sexo místico     (atrás)

Según el Tantra los magnos dones del maithuna son la sabiduría en su concepción mística y el moksha (liberación de las ataduras materiales). 

Las enseñanzas antiguas nos recuerdan una y otra vez que por medio de este ritual el rivatna, o yo individual, trasciende el tiempo y la muerte, para participar del ser inmortal del Paratma, o yo divino.

El Tantra es una vía hacia la liberación y no se debe relacionar el Maithuna con un intercambio sexual convencional. (Nasser Hadi)

Translate to English

 

  Te ofrecemos guía para realizar el RITUAL MAITHUNA con tu pareja: Taller teórico más práctica. (acercamiento, no conocimientos arcanos)
Pide información: 680 210 596
Gracias por tu confianza.

¿Deseas iniciarte al Tantrismo?

(requerimientos mínimos)

 

Tantrismo: sólo de maestro a discípulo

Tantra o Tantrismo, es el término genérico por el cual los estudiosos occidentales de la espiritualidad y de la religiosidad de India designan un determinado tipo de enseñanzas en el hinduismo y el budismo. Estas enseñanzas son de difícil resumen ya que el tantrismo abarca una gran variedad de creencias y prácticas. Se dice que hay más de un millar de Tantras distintos. Sin embargo, para dar una descripción simplificada, podemos decir que la mayoría de las escuelas del tantrismo tiene las siguientes características:

1. La iniciación y el discipulado espiritual se hará con un maestro cualificado. Nunca con personas ajenas al Tantrismo y/o de dudosa moralidad.

2. La creencia de que la mente y la materia son manifestaciones de una realidad espiritual mucho más alta que nuestra propia naturaleza omnipresente.

3. La convicción de que la realidad espiritual (nirvana) no es diferente de la esfera empírica de la existencia (samsara), ya que le es inherente.

4. Tener la certeza de que es posible lograr un estado permanente de iluminación, mientras estamos todavía en el estado de corporeidad.

5. El objetivo de lograr la liberación/iluminación a través de el despertar del poder espiritual - llamado Kundalini Sakti - que permanece latente en el cuerpo humano, la mente y el espíritu.

6. Saber que hemos nacido muchas veces y que este ciclo sólo se interrumpe en el momento de la iluminación, y que la sucesión de los renacimientos está determinada por la calidad moral de nuestras vidas a través de la acción del karma.

7. Saber que estamos viviendo en la presente edad de la oscuridad (Kali Yuga) y que, por consiguiente, debemos valernos de toda la ayuda posible en el camino espiritual, incluidas las prácticas que se consideran degradadas por la moralidad convencional.

8. La confianza en la eficacia de los rituales Tántricos, basados en la noción metafísica de que el microcosmos (es decir, el cuerpo humano), es un fiel reflejo del macrocosmos (es decir, el Universo)

9. Conciencia de que la iluminación espiritual se acompaña de, o permite el acceso, a una amplia gama de poderes psíquicos, y un cierto interés en la explotación de estos poderes, tanto espiritual, como material, de estas potestades. Por lo que el iniciado pondrá mucha atención en no caer en esta sutil tentación

10. Entender que la energía sexual es una importante reserva de energía que debe usarse con prudencia para desencadenar el proceso espiritual, en lugar de usarlo como un puro placer orgásmico

11. Poner énfasis en la experiencia personal, en la experimentación pura, en lugar de fiarse del conocimiento teórico.

El Tantrismo, entonces, es una tradición esotérica que consta de disciplinas arcanas. Esto significa que sus enseñanzas son de carácter secreto o "escondido" y no puede, o al menos no debe ser revelada a los no iniciados.

De hecho, tradicionalmente, se le exigió al iniciado tántrico el juramento de mantener el secreto. En consecuencia, en el Kula-Arnava-Tantra (2,6), una obra muy conocida en sánscrito sobre Tantra medieval, encontramos el siguiente verso:

Usted debe mantener este secreto y no compartirlo con nadie, a menos que se trate de un sincero estudiante, de lo contrario, esa será la causa de su caída.

 

 

 

Convertirnos a una sexualidad divina 

La sexualidad la hemos convertido, por un lado, en un bien de consumo, como el que adquiere un coche, se toma unas cañas o compra un pantalón, o bien en algo que debemos satisfacer por imperativo fisiológico. Igual que dormimos, comemos, respiramos, etcétera, debemos periódicamente efectuar una descarga/intercambio de fluidos corporales. 

Como contraste a la forma de sexualidad determinada por la inmediatez y la nula inversión en tiempo y medios, el tantrismo defiende y generaliza un sexo sereno y armónico, pretende recuperar los aspectos expresivos, afectuosos y trascendentes que lleva implícito y a veces, las más, descuidamos.  

Reaprender a observar, mirar, tocar, respirar, comunicar, entregar, recibir, fundirse, ser uno, ser dos, ser todo… 

 

El Tantrismo se practica en pareja, con la persona amada, nunca con un o una profesional, esto desvirtúa la esencia misma del tantra.

La prostitución nos aleja del sendero Tántrico y nos conducirá por caminos de falsedad, error y soledad.