(atrás)

TANTRA EN BARCELONA DESDE 1978

Todos los textos de esta web pertenecen a Nasser Hadi, director del Ashram Katmandu de Barcelona.
Copyright 2007 - Masaje Nepalí. All rights reserved

Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este sitio sin autorización del editor

imagen तंत्र योग

"No vemos las cosas tal como son, sino tal como somos" El Talmud

Translate to English

 

 

Visión Tántrica de la liberación 

El hombre bajo el yugo de la religión
 

El Tantra ve como el hombre se afana y se desespera porque es el ser que conoce su finitud, su fugacidad, los peligros de vivir, el carácter trágico de su existencia. Miedo y ansiedad son la herencia de todos los pueblos. El desasosiego y la tribulación empujan y arrastran al hombre durante toda su existencia. 

Como bien saben los existencialistas, en cada alma humana, sea o no advertido, hay un recóndito y latente elemento de desesperación. No existe ningún genio religioso, ningún sagaz observador de los abismos del alma humana, nadie que sea capaz de sentir las voces de su propio corazón, que no advierta esta realidad de la naturaleza y  de la existencia humana.  

En toda alma hay grietas y vacios; sabemos por ejemplo que somos más que polvo, pero que ineludiblemente hemos de convertirnos en polvo. Sabemos que pertenecemos a un orden más alto que el de nuestras necesidades y deseos animales, pero también sabemos que estamos sometidos a esa naturaleza inferior que, si no somos sagaces, nos arrastraría al abismo animal más profundo. Sabemos que justo somos una parte insignificante del mundo espiritual y místico, pero al mismo tiempo aspiramos a la totalidad, erigiéndonos en el centro del mundo y de todo.  

Este es el hombre, y como el hombre es así, existen la religión y la ley. La ley y la religión es el gran esfuerzo del hombre para vencer su ansiedad, su desasosiego y su desesperación; es el gran intento de cubrir ese abismo en él mismo y acercarse a la inmortalidad, la espiritualidad, la perfección. Así es como bajo la ley y la religión el hombre se afana trabajosamente de pensamiento, palabra y de obra.  

La ley, la religión, sus ministros y funcionarios, exigen que el hombre acepte ideas i dogmas, que crean y se entreguen a doctrinas y tradiciones, mediante la aceptación de las cuales se librará de la ansiedad, de la desesperación y del vacío.  

Para mitigar la agitación del corazón nos rendimos a cualquier ley, dogma y creencia. Cuando, por falta de fuerzas, ya no podemos soportar el yugo y la carga delirante de la religión que hemos adoptado, la abandonamos agotados y desengañados por insoportable e irreal. Más tarde, asaltados por un vértigo y una angustia aun más profunda, adoptamos otra “religión” en forma de partido político, cuota de poder, deporte, acumular dinero, ciencia, adicciones al sexo, al juego, la droga, o lo que sea, qué más da. Si esto no nos acaba de satisfacer buscamos una ley, con su respectiva liturgia, aun más rigurosa que la que adoptamos en un principio e intentamos imponerla en todos los lugares y a todas las personas. Nos convertimos en integristas, fanáticos, intransigentes y en el guardián más celoso y sectario de cualquier cosa. Esto se repite una y otra vez durante nuestra vida, siempre buscando atenuar nuestra turbación y, porque no decirlo, nuestro miedo a la vida y a la muerte.   

Cuando se dé que oigas la llamada del Tantrismo, olvida todas las doctrinas, deja de lado todas las creencias, abandona también tus certezas y dudas. Si alguna vez sigues el Tantra, omite toda la moral, olvida lo que has realizado y lo que no has alcanzado. No se te pide ninguna idea concreta del Absoluto, ninguna bondad especial, ni que seas más religioso, ni que seas más ilustrado ni más ético. Lo que se te pide es que te abras a aquello que se te ofrece i que  desees aceptarlo de corazón: ese ser de amor, sabiduría, justicia y verdad que se manifiesta en esa vida plena y real que nos ofrece un yugo suave y una carga dulce y ligera.  

El Tántrico es ese ser –conocedor y vigilante del adversario interno- entregado a la verdadera sabiduría y bondad, fundido en el verídico amor que hace de su vida un acto permanente de belleza y de justicia y que propaga, allí donde se encuentre, la paz y la conciliación.  

Es una vida de compromiso y de búsqueda de la perfección y del éxtasis a través de la verdad última: Trimurti.  

Nasser Hadi, director del Ashram Kathmandu de Barcelona.

























 

 


Tantra es un despertar de los sentimientos y de la sensibilidad que trata de  llevar al ser humano al punto original. A la esencia del ser. Dónde no existe más separación. Vivir en el reino de la sabiduría.

      

 

 
 
  El Tantra nos habla de entregarse al completo, de salir de uno mismo y darse. Despertar del sueño que nos mantiene en la ilusión y liberar la energía interna. El objetivo es ver, tocar, oler, gustar, oir, despertar los sentidos y disfrutar con sencillez y sin tabús de nuestra sagrada sexualidad en comunión con el otro.

Has de acercarte al Tantra  como si fueras un niño, con inociencia, con candor, con cierta ingenuidad. Cuando alguien se olvida del placer físico alcanza la satisfacción sexual sin medidas. Cuando el orgasmo no es tu objetivo los tienes sin límite. Si la excitación no es tu meta la tendrás en dimensiones hasta el momento jamás experimentadas.

Más que la consecución del orgasmo, de lo que habla el Tantra es de la exaltación del deseo sexual con miras a saborear el verdadero amor y sobretodo de los objetivos espirituales.

 

El Tantra Yoga es esperanza para la mujer y el hombre de hoy

 

 

 









Es un sistema de vida que contempla al hombre en toda su dimensión, sin prejuicios ni hipocresía.

Hoy el ser humano se siente dividido, separado, diferente a los otros seres que le rodean, no precisamente por razones de clase o económicas, que también, sino más bien por motivos morales, éticos, metafísicos e intelectuales.

También hoy el ser humano se ve arrastrado a dimitir de su personalidad, a renunciar de su verdadera manera de ser en la frondosa telaraña de la vida postmoderna. En el trabajo, los medios de transporte, en la calle, etc, se produce un efecto torturador y de desgaste implacable de nuestra manera de ser y nos obliga a dimitir de lo mejor de nosotros mismos.

Hoy el hombre y la mujer mantienen un combate cruel entre lo que es su si más profundo y lo que la sociedad le obliga a ser mediante sutiles o grotescas coacciones.

Ahora, época postmoderna, nos vemos lanzados al ingente vacío de la nada. No hay ni bien ni mal, ni dios ni diablo, todo parece ser relativo. Se ha generado la insolidaridad más aguda que en ninguna otra época de la humanidad se ha conocido. 

 

Nos hemos convertidos en seres que, a pesar de vivir comprimidos en grandes núcleos permanecemos absolutamente solos delante de un mundo cada vez más hostil. Obligados a recréanos, nosotros mismos, sin guías, sin valores ni verdades sólidas donde podernos asir.

 

Hoy el mundo postmoderno no cree en el hombre. Más bien desconfía de su capacidad de crear, de racionalizar y de auto dirigirse. Luego se cree que al hombre se le debe organizar la vida por medio de la coacción, la fuerza y la violencia.

Convertirnos en  seres para el trabajo y el consumo. Donde lo único que sirve es el beneficio rápido y cuantioso de las multinacionales que pretenden regir el mundo y nuestras vidas.

El poder del régimen actual es debido a que la producción y el consumo justifican la dominación exclusiva del sistema. Este facilita los vienes de consumo, abarata el confort y el lujo pero aumenta el esfuerzo laboral, la fatiga y la destrucción del ser humano y agota los recursos de la tierra. El individuo ve sacrificado su tiempo, sus sueños y su misma conciencia. Así los medios de control de la  información y los sistemas educativos se convierten en anestesia y parálisis para el ser humano, al cual reducen a meros consumidores de productos inservibles.

 

Las personas pueden confundir el tener con el ser. Pueden llegar a interesarse más por lo que tienen, que no por lo que son. El hombre absorbido por el consumo de bienes masivo se ve arrastrado al vacío existencial más profundo.

El absurdo, así instalado en su vida, le destruye como persona y le convierte el aquel que ve pasar los días sin esperanza en nada y en nadie.

La sucesión vertiginosa de nuevas tecnologías cada vez más complejas y perfectas que la anterior comporta una aniquilación brutal de la persona en aquello que constituye lo más recóndito de si misma.

En realidad el ser humano debería estar dirigido hacia sus semejantes, hacia el mundo, sin límites, mezclado fraternalmente con los otros humanos. Luego nadie sería opresión o manipulación para los demás y nadie se vería obligado a torcer y doblegar la verdadera  personalidad del otro.

Nuestro contacto con los demás nos serviría como crecimiento y verdadero desarrollo humano. 

El Tantra Yoga nos propone el fuego del hogar, el agua fresca del río, los árboles en primavera, la suave nieve, la fina lluvia, las brisas frescas, las nubes rosadas de la mañana y la mirada inocente de los niños contemplado las maravillas de la naturaleza.

 

Nasser Hadi ( de su libro La actualidad del Tantrismo)

 

 

 

 
 
   
 

 

 

 

 

 

 

 

El Tántra no es un manual de técnicas sexuales, se trata de una mirada al sexo como rito de comunión con la esencia del hombre. La búsqueda del llamado Nirvana, Samadhi, santidad, o simplemente el encuentro con Dios.

El Tantrismo es una explicación de la vida y del mundo, su modo de enternder la existencia va mucho más allá de la práctica del erotismo o de la sensualidad vacia, busca despertar los canales energéticos (nadis) y los chacras  a través de una relación sencilla: la sexual, vinculada a la vida, a la creación, a la fertilidad. Una relación sexual es la unión de dos seres que genera una “carga polar” donde se conecta con la “totalidad”, el absoluto que originó “todo” o lo también llamado “energía primordial” o “unidad cósmica”. Dios.
 

 

  TANTRA : La dimensión sagrada de lo cotidiano.


Tantra significa RED. Nació hace unos 5000 años, aunqué su cuerpo teórico/filosófico se realizó hacia el siglo IV. Es un expansión del cuerpo, de la mente y del espíritu. Una red que abarca lo material y lo espiritual, la verdad interna y externa.
Sus textos más celebrados son: el Kula Arnava y el Vigyan Bhairava Tantra, este último detalla algo más de 100 métodos de meditación.
El primero podría ser el camino del Tantra de la mano izquierda, el que se practica el acto sexual con las demás prácticas tántricas de energía. Y el último puede ser el camino místico o de la mano derecha del Tantra en el que la unión de Shiva con Shakry se realiza a nivel místico.

 

 

 
 
 
 

El Tantra considera al cuerpo como sagrado y el deseo sexual como un camino hacia la transcendencia, y al sexo como un mar de placer, oración, unión y éxtasis.
Para el Tantra la sexualidad es el pórtico que lleva hacia la unidad con el cósmos y con lo divino.
Al focalizar la energía sexual desde el punto de vista Tántrico, trascenciendo el placer, se realiza la iluminación del ser.
La iluminación y la unión mística se realiza en primer término en nosotros mismos a nivel interno, con nuestro amante interior. Luego esa alianza se logra con el mundo, los seres y ya totalmente con el absoluto.

 


Sexología Tántrica

 

El Tantra, bien practicado, cura, regenera,  ayuda a mantenerse joven, neutraliza el estrés, vitaliza y aporta mucha energía para la vida cotidiana, la cual sentimos, en ocasiones, que nos devora.
Es un camino de autoconocimiento y superación personal y de entrega sin condiciones. La práctica del Tantra aumenta la autoestima, la  capacidad para vivir en el aquí y el ahora y buscar la armonía y el equilibrio en nuestro ser. 

Imagen

 


                         

 

El Tantra te ayuda a sanar las heridas emocionales y los bloqueos psíquicos que se puedan llevar desde nuestra infancia y adolescencia, ya que la invocación continua del amor, al Ser supremo, el amar a la vida y la permanencia consciente en sensaciones de plenitud, gozo y paz, aumentan y potencian la consciencia de que la vida puede ser realmente bella y agradable con nosotros. Que la vida vale realmente vivirse.
Es una línea hacia una mejor comunicación con nuestro subconsciente, a desarrollar los sentidos psíquicos. Hallar el perdón, hacer las paces con todo y con todos. El Tantra tiene una visión global del ser humano, es un camino que trasciende aquello que accesorio en nuestra vida y por lo tanto ayuda a armonizar al ser humano, a fusionar en cada uno lo intelectual con lo intuitivo, lo emocional con lo racional, el instinto y la razón.

 

     

 

 

Canalizar la energía sexual y reconducirla al cerebro y de allí al tercer chacra (manipura),  es una poderosa estimulación neuronal, por lo que aumenta la eficacia mental, armoniza los dos hemisferios del cerebro. el desarrollo de la intuición, los sentidos psíquicos y la capacidad de comunicación con el subconsciente.
La práctica cotidiana y sincera del Tantra, aumenta la capacidad sexual, la capacidad de gozar del sexo y también la capacidad de amar,  pero también de controlarlo y no dejarnos llevar por actitudes sexuales o situaciones que nos perjudiquen a nosotros o aquellos que nos acompañan. La actitud tántrica de respeto hacia la pareja, hacia la mujer , al hombre y las personas en general es el mejor remedio para sentirnos uno con todo.

Nasser Hadi

 

La asociación mundial de Tantra (AMT), fué creada en agosto del año 1987 en la ciudad de Jaipur (India), por un grupo de maestros Tántricos de diferentes países, con el objetivo de velar por la pureza de las creencias y enseñanzas del Tantrismo en todos los rincones del mundo. Así también la asociación se erige en defensa de las personas que desean adentrarse en las prácticas Tántricas garantizándole la verdadera maestría de los gurús que imparten disciplina Tántrica en cualquier lugar del planeta.

Damos todo tipo de información sobre la validez, o no, de cualquier taller, seminario, curso que se imparta, en cualquier lugar, para que las personas interesadas en el estilo de vida Tántrico encuentren la verdadera fuente evitando así desviaciones indeseables.

Para cualquier información pueden dirigirse a: tantrauniversal@gmail.com

de Barcelona.

O amtantra@gmail.com de Boston

      

El sendero del Yoga Tántrico

 

 

 

 

 

 

Procedimientos externos

 

 

Renuncias y sacrificios

 

 

 

Yama

No violencia

ahimsâ

No mentir

satya

No robar

asteya

Sabiduría sexual

brahmacarya

Desapego material

aparigraha

 

 

 

Observancias

 

 

 

Niyama

Pureza física y mental

shauca

Contentamiento

shantosha

Ascetismo

tapas

Autoinvestigación mental y espiritual

svâdhyâya

Fidelidad al absoluto

ishvarapranidhâna

 

 

 

 

Procedimientos internos

Control postural

Asanas

 

 

Control físico

Control de la respiración

Pranayama

Abstracción sensorial

Pratyahra

Concentración

Dharana

 

Control de la mente

Meditación

Dhyana

Interiorización profunda

Samadhi

Sampraynata

Asampraynata