Sí. Estoy harto de la leche y de los yogures de soja .De los complementos de  fibra , de las acelgas y de  las pechugas de  pollo. En el Mercadona los carros llegan a las cajas hasta arriba de productos  de los denominados sanos.  Un auténtico asco. ¿Hay algo más insípido que  un bocadillo de fiambre de pavo? .Leche enriquecida con calcio y omegas diversos, yogures con bífidos activos, coca-cola sin cafeína y sin calorías, chocolate sin azúcar, patatas fritas sin sal, aceitunas sin hueso…bueno, lo de las aceitunas lo dejamos aparte  pues lo de rellenarlas de anchoas no se le hubiera ocurrido ni al premiado Ferrán Adrià y, en todo caso, el hueso tan poco nos lo íbamos a tragar. ¡Dónde estará la merienda de bocata de chorizo!

 

La verdad es que los humanos no estamos muy bien hechos. O dicho de otra forma, estamos mal acabados .Parece que siete días no fueron suficientes.  Nacemos sabiendo hacer poco, muy poco. Tan sólo chupar, llorar y gastar pañales….  Transcurrirá un  año para poder empezar a andar  y más de dos para decir algo .Mientras, nos irán saliendo unos dientes que  durarán un suspiro. Requieren recambio antes que la batería del coche. Es un sin sentido. Si a lo largo de nuestra vida nos salen dientes en dos ocasiones, ¿por qué en la primera nos duran tan poco?  Lo normal y razonable sería  que si la esperanza de vida es de unos 80 años, la primera dentición  durara al menos hasta los 30.  Con esto no quiero decir que Dios no estuviera acertado  – Dios me libre - , pero afirmo que no tuvo su mejor semana. También es cierto que alguna culpa la tenemos nosotros pues con el paso de los años podríamos haber evolucionado algo.  Dicen que dentro de un tiempo nos desaparecerá el dedo meñique de los pies. Ciertamente no tiene mucha utilidad - al contrario de lo que sucede con el de la mano, que queda muy elegante tieso, mirando al cielo, mientras bebemos una copa de vino - , pero si evolucionamos para quitar ¿Por qué no para poner? . El de Gabriela desde luego es minúsculo y por más que se lo miro no le saco ninguna utilidad, salvo la de servir de cobijo para las consabidas pelotillas negras que tan inexplicablemente se reproducen todos los días.

 

Comentan que la culpa de todo la tienen los “Radicales Libres “, que deben ser muy malos pues atacan al ADN. Y no me extraña pues con ese nombre lo raro sería que no atacaran a nadie. Radicales y ¡encima libres! No sé bien si hablamos de una molécula o de una célula de Al Qaeda.   Se definen además como inestables y de gran poder reactivo.  Con todo lo dicho me estoy poniendo nervioso y ya no sé si lo que hay que hacer es  tomar más aguacates o dejarnos de tonterías y llamar  directamente a la Guardia Civil.

 

Pero como de todo hay que sacar algo positivo, ahora, tras haberme extirpado el apéndice, ya puedo apuntarme a escalar el Himalaya. Porque era esto lo que más me retraía para tal aventura.Por no decir lo único. También me ayudará bastante haber dejado atrás las gafas y lentillas. Nunca las usé pero ir para no ver nada… Además, ahora, ya no tendré que pasar el mal trago que supone el que tenga que ir a rescatarte  el Samur por un ataque de apendicitis o que, por no ver, me equivoque de señal y en vez de subirme el Himalaya  lo haga al Kilimanjaro. Para ir entrenándome en esto de la montaña e ir asumiendo riesgos,  el año que viene subo al monte Igueldo en funicular y no en coche como hasta ahora.

 

Peroel gran problema que tengo y sigue sin subsanarse es el de los gases.Y aquí lo que realmente me preocupa es que puedan culparme del cambio climático. Primero fue a las vacas a las que un informe de la FAO las hizo responsable del 18% de los gases de efecto invernadero,muy por encima incluso del transporte. Cada vaca ni más ni  menos que 900 litros de gases al año. Como el asunto no es para tomarlo en broma  y pueden ponerse en peligro los objetivos de Kioto, los veterinarios se han puesto a trabajar y  han descubierto que  con la utilización de  “taninos” se puede disminuir hasta un 25 por ciento la emisión de metano. Y mi médico venga de “ Aero Red “. Será muy bueno pero no se entera de nada.

 

En fin, esperemos que “los taninos “tengan los efectos deseados y que las fuerzas del orden  controlen a tiempo a los radicales libres. Porque mientras esto suceda no me queda otra que seguir subiendo sólo en ascensor. Ese es mi deseo para el 2010.