LAZOS ETÉRICOS O CORDONES ENERGÉTICOS

La experiencia de la vida nos lleva a crear lazos con todas las personas con las que nos relacionamos a lo largo de la vida.

Los primeros lazos se forman a nuestra niñez, con nuestros padres. Después van surgiendo lazos con familiares, amigos, pareja e hijos.

Incluso se forman lazos con animales, lugares, objetos y línea de tiempo.

Esto va creando en los planos invisibles un tipo de lazo energético o cordón etérico a través del cual fluye energía.

La energía puede ser de vibración elevada – amorosa, cuando entre ambos hay energía de amor y bien, sin apegos.

La energía puede ser de baja vibración cuando entre ambos puede haber emociones de odio, miedo, rabia, celos, apego, culpa, dolor…etc

Es la emoción lo que marca el flujo de energía entre los lazos.

Cuando los lazos son de alta vibración, su color es un blanco puro, luminoso y muy difícil de ser disuelto, está lleno de energía vibrante que refuerza a ambos. No es dañino, porque solo fluye luz y amor.

En cambio, cuando los lazos son de baja vibración, comienzan a oscurecerse, y puede ser muy peligroso. Es en esa zona áurica por donde tu energía se pierde. Llegando incluso a sentir dolores o enfermedades.

Estos lazos nacen por la zona generalmente de los chakras, pero pueden llegar a formarse por más zonas del cuerpo.

Para entender mejor aún este tipo de energía pongo un ejemplo: Una madre desea lo mejor para su hijo pero también tiene miedo a que le ocurra algo malo. Lleva horas sin saber nada de él y empieza a pensar negativamente, se deja llevar por la preocupación, el miedo, y dolor… Por supuesto todas las madres tienen un cordón etérico muy fuerte hacia sus hijos, así que rápidamente la energía negativa conecta y debilita al hijo. En realidad la preocupación solo hace que el hijo sienta más inseguridad y debilidad energética.

Este tipo de energía puedes estar viviéndolo a diario sin darte cuenta. Ya sea por tus familiares, amigos o cualquier persona que tenga relación contigo. Incluso puede estar llegándote por un compañero de trabajo que te tiene celos… En la pareja puede pasar algo similar a pesar de que haya amor, si hay preocupación, miedos, celos, dudas, puede darse todo un robo de energía. Muy especialmente cuando hay más apego o posesión que amor.

También puede ocurrir que te sientas con la misión de ayudar a otros, crees vínculos afectivos y busques llevar sus vidas y darles soluciones. Toda tu energía será traspasada a esa persona. Es muy importante observar honestamente cuales son nuestras emociones.

¿Pueden sanar esos lazos?

Por supuesto que sí. Algunos lazos pueden ser sanados en una simple sesión. Otros al ser más profundos necesitan más trabajo.

Hay lazos muy negativos con personas dañinas como por ejemplo vecina envidiosa o expareja, que es mejor cortar el lazo para alejarla de tu vida.

En otros casos como por ejemplo un hijo o una madre, conviene hacer una sanación, purificación y poner un filtro energético para que solo fluya energía de amor.

Se aconseja hacer siempre una sanación de lazos etérico para el vínculo con los padres, pues siempre tendrán miedo de que sufras algún mal. También se aconseja hacer un filtro con hijos, para que la energía fluya mejor. En dificultades de pareja también es bueno subsanar esos lazos. Apego a lugares, objetos, personas.

 

TERAPIA DE SANACION DE LAZOS                                                                                   

 

La terapia puedes recibirla tanto en persona como a distancia, siendo igualmente efectiva ambas.

No suele ser dolorosa pero si pueden llegar a sentirse algunas sensaciones física, emocionales y externas. En algunas ocasiones al principio la persona con la que cortamos los lazos puede aparecer más en tu vida, luego se aleja completamente.

Esta terapia no solo te ayuda a sanarte a ti, sino que también aporta sanación y desapego a la otra persona.

El tiempo dependerá de lo que la sanación necesite.

Sanación a distancia: 20€ / $28. Sanación en persona: 30€.

Para cualquier duda consúltame en: sanacionyarmonia7@gmail.com